Blog

A lo largo de los siglos, la historia de la humanidad se ha visto marcada por dos eventos recurrentes: la guerra y la paz. Es común pensar que una mueve a la otra aunque en realidad no sea así. Existen formas de  alcanzar la paz sin utilizar la ruta violenta. Debemos estar conscientes de que la paz no es el fin que hay que alcanzar sino un medio que debemos practicar constantemente.

En un mundo tan convulsionado por el egoísmo, el egocentrismo, la tristeza, la violencia, la falta de empatía, y el amor desmesurado por la tecnología, resulta complicado ver lo que en realidad importa. La paz no es solo un sentimiento en las personas, sino que también es un nivel de vida al que todos debemos aspirar.

Sin duda alguna, ese sentimiento de tranquilidad, bienestar y seguridad supera los beneficios de la guerra y el odio. La clave radica en extender esa paz a todo el mundo, que esa sensación se vuelva contagiosa y que cada vez que la gente la experimente se vea forzada a compartirla.

Esa es la solución para nuestra amada Guatemala y para todas las personas fuera de ella. Este 21 de septiembre, en el marco del día Internacional de la paz, asegúrate de que vivas y compartas un ambiente de paz con todos los que puedas. No dejes de creer que este es el verdadero camino para alcanzar un mundo mejor.

No olvidemos como, hace un año, fuimos capaces de dejar de lado nuestra diferencias y unirnos en la Plaza de la Constitución para luchar por un país más transparente, más seguro y más libre. Que ese sentimiento no se aleje de nosotros y nos impulse a trabajar para construir la nación que deseamos. ¡Arriba Guate!

whatsapp-image-2016-09-21-at-11-50-48-am

Comunicado-FG respecto a la usurpaciu00F3n de identidad de  JxG (281114)

A continuación discurso de Axel Beteta en el foro “Los Desafíos de la Juventud en el Marco de la Agenda Post 2015 (Objetivos de Desarrollo del Milenio): Perspectivas desde las Organizaciones Juveniles”

 

Muy buenos días a todos,

 

Es un privilegio estar con tan excelentes personalidades y agentes de cambio en Guatemala.  Tanto así, que les tengo que confesar que me siento muy por debajo de la categoría de personas que tenemos hoy compartiendo en este foro. Así que muchísimas gracias por abrirnos este espacio de participación.

 

Dentro de las muchas cosas que hoy nos unen, podemos decir que todos aquí hemos sido jóvenes, somos jóvenes, o bien, que aún nos consideramos jóvenes. [Dicen que lo importa es el espíritu joven, y no tanto la edad].  Y si quizás olvidan todo lo que hoy digo, hay una cosa que espero que nunca olviden: que la juventud importa.

 

La mayor parte de nuestra población tiene menos de 29 años de edad.  Y todos aquí sabemos que la juventud tiene un enorme potencial social, político, económico, mediático y creativo, pero al mismo tiempo, es el sector poblacional que sufre los mayores retos e innumerables desafíos.

 

Es quizás la juventud la estación más compleja a lo largo de este viaje que es la vida. En los años de la juventud se toman decisiones como: ¿con quién viviré el resto de mi vida? ¿qué metas me voy a proponer? ¿Quién quiero ser en un futuro? Preguntas que definitivamente no son fáciles de responder y para las cuales nadie tiene un manual, para las cuáles nadie tiene una constitución.

 

Pero aparte de los cuestionamientos naturales que un joven debiese atravesar en su vida, es importante que hoy, en el marco del día internacional de la juventud nos preguntemos:

 

«¿Qué problemas enfrenta nuestra juventud en Guatemala y cuáles serán los retos después de las metas del milenio?»

 

Estando a tan sólo 1.39 años de llegar a la fecha límite de los objetivos de desarrollo para el 2015, no hemos logrado como Estado completar dichos objetivos o dichas metas. Tan sólo voy a enumerar unos ejemplos:

 

  • Aún hay pobreza extrema. Según el Banco Mundial,  en el 44% de los municipios rurales, 3 de cada cuatro personas viven en pobreza. Si lo vemos a mayor escala: Esto significa que no tienen acceso a una alimentación nutritiva, y sin una alimentación nutritriva el desarrollo cerebral será incompleto, y por lo tanto no podrán ser capital humano útil, quedándose estancados en el mismo círculo vicioso.
  • Seguimos teniendo altos índices de analfabetismo y deserción escolar, tanto en nivel primario, como básico y diversificado;
  • Y tampoco hemos logrado garantizar la sostenibilidad de medio ambiente.

 

 

Trasladándonos a un plano más local, ayer por la noche pregunté en las redes sociales, ¿cuáles son los retos que tienen que vivir los jóvenes día a día en Guatemala? Estas fueron las respuestas que recibimos:

 

–          Una educación pública superior universitaria deficiente (cuando en otros países la educación pública es la mejor);

–          Uso de transporte público inseguro, impuntual y sobrecargado;

–          Asimetría de la información;

–          Centralización administrativa,

–          Impuestos confiscatorios que impiden la inversión extranjera, impuestos que castigan la propiedad y que cargan a la clase trabajadora;

–          Un alto precio en los libros;

–          Una gigantesca incertidumbre sobre los futuros escenarios económicos y políticos;

–          Separación y desintegración familiar a causa de la migración hacia el norte;

–          Acceso limitado a la política y a espacios de toma de decisiones públicas;

–          Inseguridad en la mayoría de las calles y avenidas;

–          El concepto de una verdadera familia y el fortalecimiento a la institución familiar;

–          Un sistema de salud efectivo;

–          La falta de formación cívica;

–          Carencia de líderes y autoridades ejemplares en la sociedad;

–          El miedo a la expresión artística;

–          El constante bombardeo de publicidad que promueve hábitos no saludables;

–          Difícil movilidad y oportunidades para los jóvenes con capacidades especiales;

–          Impunidad que supera el 90% de los casos que llegan a las cortes de justicia;

–          El estigma social – la falsa idea que para ser importante en este país se tiene que haber pasado los 40 años;

–          Pocas oportunidades de trabajo y una inserción laboral sumamente difícil;

–          Una falta de visión a largo plazo: la juventud de Guatemala tiene que enfocar su atención no en cómo vivir cada día, sino en cómo sobrevivir día a día.

 

 

Sin embargo para mí, de forma muy personal, el  desafío más importante que atraviesan los jóvenes guatemaltecos es la falta de esperanza; esa noción que el mañana será mejor que el ayer se ha esfumado.

 

Los jóvenes guatemaltecos – al menos los que he conocido a mis 23 años, a lo largo y año del país- son visionarios y soñadores, pero les falta la esperanza para cumplir esos sueños y esas visiones. La esperanza es ese combustible que convierte un sueño en una realidad.

 

¿Cómo vamos a darle esperanza a los jóvenes guatemaltecos? Desde las oficinas de gobierno, desde la sociedad civil, las familias, las iglesias, los colegios, los institutos, las escuelas, las universidades, ¿cómo vamos a darle esa esperanza a los jóvenes guatemaltecos?

 

Como lo dice el fundador de Jóvenes por Guatemala, Pedro Cruz:

 

« No lo pensemos más […] pongamos a la juventud como prioridad en la agenda nacional. Solo así, el bono demográfico ( ¡la juventud! )literalmente se convertirá en riqueza. Riqueza económica, intelectual y social.»

en el foro “Los Desafíos de la Juventud en el Marco de la Agenda Post 2015 (Objetivos de Desarrollo del Milenio): Perspectivas desde las Organizaciones Juveniles”

Así que mi mensaje hoy es:

  • Hoy podemos sembrar esperanza.
  • Hoy podemos sembrar en la juventud.
  • Hoy podemos soñar con una mejor Guatemala.
  • Hoy podemos colocar a la juventud como prioridad en la agenda nacional.

 

Hoy  podemos hacer la diferencia. ¿Aceptan el reto?

 

Que Dios los bendiga. Muchas gracias.

Guatemala 12 de agosto del 2014

Hoy 12 de agosto celebramos el día internacional de la juventud, el cual fue aprobado en la Asamblea General de las Naciones Unidas, según la resolución 54120 el 17 de diciembre de 1999 y el día nacional de la juventud aprobado a través del decreto no. 442008 el 12 de agosto del 2008.

Jóvenes por Guatemala a través de nuestros tres ejes de acción, que son: promover la Identidad Nacional, promover la participación ciudadana activa y promover una educación con principios y valores. Reiteramos nuestro compromiso con los guatemaltecos, promoviendo acciones y soluciones concretas a los problemas que tiene nuestro país. Queremos hacer énfasis en la importancia de ser parte de un cambio generacional y dejar de ver el futuro con preocupación. Durante este año Jóvenes por Guatemala ha estado trabajando y participando en actividades que promueven la participación activa de los jóvenes en manera de voluntariado. Entre ellas podemos mencionar: La participación en los diferentes procesos de elecciones nominativas a través de la iniciativa “Vales o Te Vale”, la convocatoria a la marcha masiva “La Familia al Centro” en donde promovimos la defensa de la vida y la familia en Guatemala, el fortalecimiento de la iniciativa para prevenir la violencia “Rompe el Ciclo”.
la convocatoria a participar en espacios de expresión para potencializar proyectos innovadores asi como generando alianzas en beneficio de la juventud guatemalteca con instituciones importantes en el país dentro de las cuales destacan: Foro Guatemala, Asociación la Familia Importa, La Asociación de Estudiantes de Derecho de la Universidad Francisco Marroquín, la Asociación de Estudiantes de Derecho de la Universidad Rafael Landivar, el Movimiento 502, Fundación Teleton, GuatemalaVisible, Movimiento Pro Justicia, FUNDESA, CONJUVE, Paz Joven, Coordinadora Juventud por Guatemala, SODEJU-FUNDAJU

Hacemos un llamado a la juventud guatemalteca para participar y ser parte de las acciones y soluciones concretas que están generando cambios en Guatemala en busca de un autentico desarrollo para el país.

Invitamos a los guatemaltecos, especialmente a los jóvenes a ser parte de los movimientos, organizaciones, asociaciones e instituciones que promuevan legítimamente el liderazgo, la participación, el desarrollo y el progreso para Guatemala. De esta forma estaremos promoviendo ciudadanía y amor al país.

Hoy mas que nunca debemos de compartir el mismo mensaje y avanzar juntos por un mismo camino hacia una misma meta, una Guatemala diferente, sin importar la condición social, idioma, religión, sexo, cultura o creencias.

Debemos encontrar juntos lo que nos caracteriza y lo que nos diferencia. Es nuestra obligación tender puentes para centrarnos en un solo objetivo de nación.

Los jóvenes representamos el presente sobre el que debe descansar la construcción de un futuro diferente para nosotros y las futuras generaciones. Debemos demostrar nuestras ganas de hacer lo correcto y deshacer lo incorrecto; vivir y dejar vivir; de ser un hermano, amigo y buen vecino pero, sobre todo, ser quienes hagamos la diferencia en Guatemala.
Por eso:
Resaltamos que:
1. Apoyamos todas las iniciativas innovadoras que promuevan que los jóvenes ayuden a construir un país en paz y sin violencia.
2. Enfatizamos que seguiremos promoviendo el fortalecimiento institucional como una de las bases para lograr el desarrollo individual y colectivo en Guatemala
3. Somos testigos que los jóvenes guatemaltecos están llenos de ansias de una vida más activa, y estamos dispuestos a luchar y a contagiar a esa juventud con todo nuestro corazón
4. Hay muchos jóvenes con principios y valores, con deseos de superación y deseos de cambio, conscientes de la necesidad que tenemos como país y dispuestos a trabajar con vital esfuerzo por ello.
5. Hacemos la invitación a promover sin miedo en la juventud no solo guatemalteca si no mundial de fomentar la convicción del valor y dignidad de la vida desde la concepción
6. Los jóvenes no solo queremos ser protagonistas del cambio que Guatemala necesita, queremos ser parte de un mejor futuro y con firmeza enfatizamos que vamos alzar nuestra voz, sin miedos ni rencores para que el mundo sepa que los jóvenes de Guatemala queremos vivir para construir.
Estamos orgullosos de todos los jóvenes guatemaltecos que a diario buscan un país mejor. Hoy la juventud de Guatemala hace propias esas palabras no para luchar con las armas sino con algo mucho más poderoso… nuestra esencia y la inspiración del país que deseamos y sabemos que podemos contribuir con nuestros ideales, energía y pasión.

Jóvenes por Guatemala

Todos los días vemos noticias sobre la muerte de hermanos guatemaltecos inocentes a causa de la violencia. Sentimos un dolor indescriptible cuando perdemos a un ser querido. Sufrimos cuando se pierde una vida porque esto es lo más preciado que tenemos. Es lo único que no puede sustituirse, ni recuperarse. Por eso, muchas veces se escucha que una sociedad que no resguarde la vida de sus miembros está condenada a la extinción.

A pesar que la percepción de la población sigue siendo contraria, el indicador de violencia en Guatemala muestra una disminución a 31 homicidios por cada 100,000 habitantes, lo cual es muy positivo para el país. De acuerdo a un documento elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz presentado por FUNDESA, el costo de contener la violencia en el país es de 8.7% del Producto Interno Bruto, lo cual significa US$7 mil 120 millones. Además, si tomamos como referencia la información de los últimos seis años, nos damos cuenta que la inseguridad es el principal factor que limita la atracción de nuevas inversiones. Es urgente que la falta de seguridad y justicia en el país se aborde estratégicamente, con metas concretas. Por esta razón me ha parecido muy positivo que para el ENADE 2014 se ponga en agenda de país el tema “Guate en Paz con toda Seguridad. Seguridad Ciudadana y Cultura de Convivencia”. Considero que es un enfoque integral que engloba aspectos importantes sobre la prevención de la violencia, en donde se define una ruta clara para alcanzar la paz.

Cada uno podría narrar un caso de alguien cercano que fue víctima directa de la violencia y también podríamos recordar casos que han tenido un fuerte impacto por la crueldad con que fueron ejecutados. Igualmente, estamos en la capacidad de hablar sobre todas las implicaciones la violencia tiene. Pero, ¿somos capaces de hablar sobre cómo abordar a nuestra niñez, a nuestra adolescencia y a nuestros jóvenes sobre el valor de la vida? Y la vida en todas sus etapas. Desde la concepción hasta la muerte natural.

¿Quién podrá oponerse a la defensa de la vida? La lógica nos dice que nadie, pero la realidad evidencia otra cosa. Ante la casuística, las respuestas son variadas y no siempre afirmativas. ¿Defenderías la vida de un no nacido? “Depende”, “Cada quien es libre de tomar sus decisiones”… En ocasiones incluso se llega a supeditar el valor de la vida al bienestar económico. Entonces, ¿estamos incondicionalmente a favor de la vida? Defender la vida de cualquier ser humano debe tener el mismo valor que reducir los homicidios en el país.
El derecho más fundamental exige una respuesta radical sin variantes.
Si esto es fundamental para cualquier ciudadano, se hace apremiante para los jóvenes, el segmento poblacional más grande de Guatemala. Porque, por ejemplo, buscamos heredar a nuestros hijos una excelente y competitiva educación académica. Nos preocupa, por supuesto su futuro económico. Pero ¿nos preocupa también su futuro como ser humano, como ser social?
Si enseñamos a nuestra niñez que debemos defender y respetar la vida desde la concepción, estaremos heredándoles los valores que ahora se hacen tan necesarios para escapar de esta cultura de violencia: la conciencia de que todos somos iguales y que la vida vale lo mismo en cualquier ámbito social, la compasión ante la vida del más débil e indefenso, el deseo por asumir responsabilidades y tomar decisiones justas aunque estas afecten al propio “bienestar”.
Es muy importante que promovamos en la juventud no solo guatemalteca si no mundial que fomentar la convicción del valor y dignidad de la vida desde la concepción es obtener un doctorado de respeto por el otro y prevención de la violencia en todas las etapas de nuestro paso en este mundo.

Ing. Pedro Cruz/ Aj Kem Tejedores

Columna publicada en El Periodico 07/08/2014