Blog

A los jóvenes se les tacha de muchas cosas y no se les reconoce por tantas otras. Los jóvenes deben levantar la voz y hablar claramente de las cosas que defienden y su por qué. Es necesario hacer un llamado claro y conciso a todos los jóvenes guatemaltecos, para que unidos y armados de la manera correcta defiendan los valores que protegen a la familia, a la gente y al país.

El bombardeo de información es impresionante, por todos lados se dice qué hacer y qué no. Se les quiere lavar la cabeza con muchas ideas y en lugar de invitarlos a pensar, se les quieren imponer ciertas ideologías. Antes de tomar un “bando”, es importante que se formen e informen sobre las posturas en cuestión, y con base en eso puedan formar su propio criterio acerca de qué es y qué no es correcto.

Se está en un momento sumamente importante de la historia, en el cual NO existe algo tan amenazado – irrespetado y despedazado como la VIDA. La sensación de impotencia ante la injusticia y el poco valor que se la da a la vida es abrumadora. La violencia familiar, suicidios en niños y adolescentes, abuso sexual, abortos, entre otros, son algunos ejemplos de como la llamada “cultura de la muerte” se está queriendo infiltrar en la sociedad.

Es propicio que las autoridades tomen conciencia del valor de la vida y se comprometan a defenderla, utilizando los organismos nacionales e internacionales que están a favor de la salud.

Se debe defender la familia, como base de la sociedad y primera educadora del ser humano, y fortalecerla para que cumpla a cabalidad su principal función en la sociedad: proveerle al ser humano una educación integral, basada en valores y virtudes humanas.

Los jóvenes deben levantar su voz ante esta aterradora situación que atenta contra la dignidad del ser humano. Formar criterios amplios y unir fuerzas para que nadie pase por encima de los valores de las familias, la gente y el país. Guatemala siempre ha necesitado de las persona, las batallas cambian – pero no terminan, y hoy como ayer y mañana, Guatemala necesita que SU gente ponga la cara y luche.

Basta de banalidades, superficialidades y patrañas, hay que luchar por algo que vale la pena y concierne a todos; ¡Jóvenes, luchen por la vida y la familia!

*Colaboración de María Reneé Estrada

El artículo 184 de la Constitución Política de la República de Guatemala (CPRG), es claro al establecer la duración del período presidencial para el cual es electo el presidente y vicepresidente de la República de Guatemala, el cual es de 4 años IMPRORROGABLES.

Por su parte el artículo 187 prohíbe expresamente la reelección de quien hubiere desempeñado, durante cualquier tiempo, el cargo de presidente de la República por elección popular, y para el caso del vicepresidente, si hubiere ejercido por más de dos años en sustitución del titular. El segundo párrafo del 187 señala que la prolongación del período presidencial por cualquier medio, es punible de conformidad con la ley y por ende, el mandato que se pretenda ejercer será nulo. Asimismo corresponde al Congreso de la República desconocer al presidente si habiendo vencido su período constitucional continúa en el ejercicio del cargo [artículo 165 g) CPRG].

El artículo 281 constitucional señala puntualmente que no es procedente la reforma constitucional en lo concerniente a la alternabilidad en el ejercicio de la presidencia de la República, respecto a lo estipulado en el artículo 187 en cuanto a la reelección, ni lo establecido en el artículo 165 g).

En virtud de lo anterior, JÓVENES POR GUATEMALA considera que los recientes pronunciamientos que reflejan la intención de reformar la Constitución Política de la República de Guatemala con la intención de extender el período presidencial y a derogar la prohibición de reelección, no coadyuvan al fortalecimiento de un Estado de Derecho, ya que la pretensión de crear estrategias para violentar dichas prohibiciones evidencian el no respeto a la misma Carta Magna, principal norma del ordenamiento jurídico del Estado de Guatemala.

JÓVENES POR GUATEMALA solicita que se RESPETE la CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA REPÚBLICA DE GUATEMALA.

Inquietante confrontación entre magistrados vulnera el poder judicial

El carácter fallido del proceso de elección de Presidente de la Corte Suprema de Justicia está agravando la situación vulnerable y precaria del Poder Judicial. Incluso se han manifestado ya brotes de confrontación entre magistrados, que eventualmente podrían profundizar el deterioro interno, favoreciendo a personas y grupos que se disputan cuotas de influencia externa en la administración de justicia. Ante tal situación, las organizaciones abajo firmantes manifestamos lo siguiente:
– Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia están incumpliendo el mandato constitucional de elegir Presidente, y han dado paso a una situación de interinato que, si bien cubre aspectos formales, constituye una contravención al espíritu de la Carta Magna.
– La designación de un presidente interino presenta dudas sobre su constitucionalidad, pues la responsabilidad ha recaído en un magistrado que ya ejerció el cargo; y la letra y el espíritu de la Carta Magna prohíben que un magistrado desempeñe más de un vez dicha posición, en el mismo período.
– La Constitución no prevé que haya presidente interino por tiempo indefinido. Establece la suplencia solo en caso de “falta temporal” del Presidente de la Corte Suprema. Pero estamos en una situación diferente: en este momento la Corte no tiene Presidente.
– El amparo provisional otorgado por la Corte de Constitucionalidad, que ordena efectuar a diario rondas de votación hasta elegir un presidente, no ha contribuido a superar la crisis. Los magistrados se han limitado a cumplir con la formalidad de votar a diario, sin crear condiciones que permitan salir del atasco actual. De esa manera, el presidente interino puede ostentar por tiempo indefinido un cargo que ya ejerció.
En virtud de lo anterior, consideramos pertinente pronunciarnos en el sentido siguiente:
1. Que la Corte de Constitucionalidad revise el cumplimiento de su resolución de amparo provisional y exija su ejecución efectiva. Debe haber una elección sin más dilaciones para cumplir la letra y el espíritu de la Constitución, y con los deberes y las obligaciones de orden ético y moral que entrañan sus funciones
2. Que se busque una salida temporal que no represente violación constitucional: que sean excluidos del interinato los magistrados que ya ostentaron el cargo de Presidente de la Corte Suprema de Justicia.
3. Que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia dejen al margen las agendas personales y de grupo, para alcanzar acuerdos sin vulnerar la independencia del Poder Judicial ni comprometer la administración de justicia, ni el manejo de su importante estructura administrativa.
4. Que las personas y grupos ajenos al Poder Judicial responsables de cualquier interferencia en las decisiones de la administración de justicia, sean denunciados y procesados a la luz de la normativa vigente.
Guatemala, 28 de octubre de 2013

 

logos csj

Por: Gabriela Tuch

Todos los años, en este día, 8 de marzo, se conmemora el día Internacional de la Mujer. Un día que busca recordar la importancia y el valor que tenemos las mujeres en todas las sociedades.

Hoy es un día lleno de activismo, que tiene como fin para promover el respeto y la valorización de la mujer en un plano de igualdad y equidad. A veces escuchamos las bromas o la pregunta de ¿Por qué reconocerles un día a las mujeres? Y yo pregunto, ¿Por qué no?

Aunque no somos menos que el sexo opuesto, no podemos negar que la lucha de las mujeres ha sido totalmente distinta históricamente, hemos tenido que ganarnos el respeto, ganarnos nuestros espacios y principalmente el reconocimiento de nuestros derechos. Hoy claro, las cosas han avanzado mucho respecto de años anteriores, sin embargo, los escenarios para nosotras las mujeres siguen reflejando muchos retos.

A nivel mundial –me atrevería a decir-, las sociedades se han desenvuelto bajo estructuras machistas, donde las mujeres hemos estado sometidas a diferentes formas de violencia, aun cuando se han dado avances significativos para cambiar estas conductas, no es una batalla que podemos decir hemos ganado. Es por ello, que en un día como hoy, se aprovecha para hacer un llamado a la reflexión, al involucramiento, a la igualdad y al respecto de la dignidad humana de las mujeres.

En Guatemala, estoy segura muchas personas estamos conscientes de la problemática que vivimos las mujeres, pero, ¿Cuántos realmente estamos involucrados en generar cambios? Y es que cuando digo esto, ojo, no me refiero a generar separación (como algunas veces se ha pensado) ni que el hecho de reconocer el derecho de unas, se esté negando el derecho a los otros. Yo hablo de la necesidad de quitarnos de la mente que por el hecho de ser diferentes, no tengamos los mismos derechos, que podemos tener las mismas obligaciones y sobre todo, las mismas oportunidades.

Como mujeres, necesitamos recordar una y otra vez nuestros derechos para que sean respetados; como hombres los invito a recordar una y otra vez nuestros derechos para que de verdad sean respetados.

Todos y todas tenemos la oportunidad de vivir una vida plena, o por lo menos una vida feliz de acuerdo a nuestras posibilidades. Todos y todas merecemos vivir una vida llena de oportunidades, en un plano de igualdad y de equidad donde se respete y valore la dignidad humana.

Jóvenes involucrémonos en generar cambios! En promover nuevas costumbres, seamos generaciones diferentes, creemos una nueva historia, valoremos la vida, valoremos nuestras diferencias y atrevámonos a romper el ciclo de la violencia, a enseñar amor!

Los invito hoy a tomar un compromiso, un compromiso personal pero que tendrá repercusiones en nuestra sociedad. Si esto es así, estoy segura viviremos en una sociedad de cultura de paz.

A todas las mujeres extraordinarias que hoy se desvelaron, que están cuidando su hogar, que están cuidando de sus hijos, que se encuentran en el trabajo, en las calles, estudiando, generando cambios… ¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER!

 

Por: Oscar Arevalo

Hace pocos días, el 12 de febrero, el papa Benedicto XVI expresó su renuncia como máxima
autoridad de la iglesia católica, cediendo el puesto de obispo de Roma y dando las más diversas y
valederas razones.

Esta es una clara muestra del examen moral y muy personal del jerarca católico, es un ejemplo
de aceptar nuestra realidad y hacer lo que está en nuestra capacidad para motivar, a que lo que
deseamos cambiar, suceda por porque sabemos que algo hace falta, como fue la decisión de
Benedicto XVI que, al ver su estado de avanzada edad emite su decisión de esperar más por su
ideal, depositando en su sistema y en su fe, Dios, toda la confianza esperando un futuro mejor.

En Guatemala tenemos la oportunidad de ser parte de la “primavera demográfica” porque somos
un país “joven” pues la gran mayoría estamos en una edad privilegiada, pudiendo adoptar esta
condición como oportunidad de ser mejores y avanzar en cuanto a cultura y sociedad se refiere.

No creo que nuestro país reúna las características necesarias para ofrecer a la población joven
un verdadero avance social y es por eso que somos los jóvenes los que estamos en la obligación
moral y social de responder a nuestras necesidades colectivas, como si fueran propias, y es aquí
donde esa noticia que el 12 de febrero del 2013, “Benedicto XVI, renunció”, nos debe identificar
como sector necesario para el crecimiento del país a partir de nuestro crecimiento personal,
cultural y así ofrecer a nuestro país la oportunidad de ser el cambio para bien; así como ese
hombre se decidió por aceptar su realidad, y hacer lo que hace falta para motivar ese cambio
que es muy necesario para la iglesia católica, asi debemos aceptar nuestra condición de faltas de
acceso y falta de voluntad, pero tomar acción por nosotros mismos en vías de lograr una mejor
Guatemala y tomar acción por lograr el ideal.

Estamos frente a una generación gobernante en la hay tal variedad, que no se ponen de acuerdo,
y que al jugar con el destino de los que ahora estamos intentando cambiar a Guatemala, la
golpean y destrozan la pobre estructura que tenemos, tal es el caso de ciertas noticias en las que
Guatemala es el centro de atención y que en cuestión de minutos o segundos llegan a dar la vuelta
al mundo, revelando que nos hemos quedado a la deriva buscando un poco de misericordia de
los que nos tienen oprimidos, sin ser nosotros mismos los que aceptemos el reto de cambiar a
Guatemala; la buena noticia es que somos muchos jóvenes y la gran mayoría amamos a Guate.

Esta es una invitación a que cada guatemalteco que quiera a su país, lo ame; y se respete a sí
mismo demostrándolo con su trabajo diario, su estudio y ganas de superación; que da su muestra
de respeto a los demás y la capacidad de hacer algo por este país; a motivar ese cambio y a dar la
vuelta al mundo en media hora, porque debemos hacer que Guate de la vuelta al mundo con una
noticia positiva, en la que vos y yo somos los autores porque nos hemos puesto de acuerdo por
mejorar nuestra situación y declararle la paz a la guerra.

Guate va a llegar a dar la vuelta al mundo, cuando logremos aceptar nuestras faltas y debilidades
para darnos cuenta que a partir de nuestras virtudes podemos moldearlas para que, todo nuestro
proceder en sociedad genere lo que todos buscamos que es: Una mejor Guatemala.

Atrevete y dale la vuelta al mundo, asumiendo tu responsabilidad como guatemalteco y
descubriendo las virtudes de este gran país para dejar atrás los errores.